Cargando...

Noticia
26/09/2022
Ganadería

Escuela de Pastores de Andalucía, una experiencia formativa y mucho más

Antonia Luque, pastora-tutora: "Esta iniciativa es la forma de asegurar el relevo generacional y la conservación de las especies autóctonas"

Escuela de Pastores de Andalucí

La XI Edición de la Escuela de Pastores de Andalucía acaba de arrancar en el Centro IFAPA Camino de Purchil, en Granada. Durante 5 meses, 18 estudiantes se formarán de manera teórica y también práctica para aprender un oficio tan milenario como imprescindible en el mundo actual.

El objetivo de esta formación, según explica el director de esta particular Escuela, Francisco de Asís Ruiz Morales, es "capacitar a nuevos ganaderos y ganaderas para que formen parte de un sector cada vez más competitivo y profesional, uniendo conocimientos teóricos con experiencias prácticas en las explotaciones". 

Pero no sólo eso, la Escuela de Pastores de Andalucía también persigue "poner en valor la figura del pastor como gestor medioambiental, la defensa de las razas autóctonas andaluzas, la diferenciación de sus productos y darle visibilidad a esta profesión", entre otras metas destacadas por su director.

Desde sus inicios en el año 2010, con la primera edición celebrada en Huéscar (Granada) en torno a las explotaciones de ovino de la raza autóctona Segureña, la Escuela de Pastores de Andalucía ha formado ya a cerca de 300 alumnos, muchos de los cuales se dedican de manera activa a esta profesión actualmente. Sin embargo, este número es muy inferior al total de solicitudes presentadas, ya que en cada edición la demanda supera a la oferta disponible de plazas, lo que supone todo un éxito para esta iniciativa.

A lo largo de las 17 semanas que dura el curso, los alumnos participan en un bloque de formación teórico-práctica, impartida por más de 50 profesores de diferentes entidades, en el que se tratan diferentes temáticas:

  • Reproducción, alimentación, sanidad, producción e instalaciones.
  • Economía de la granja: contabilidad, comercialización y asociacionismo.
  • Área medioambiental: Espacios protegidos, biodiversidad, papel paisajístico del pastor y su ganado, acceso a monte público o prevención de incendios con ganado, etc.

Estos módulos de formación teórico-prácticos se intercalan con 3 periodos de prácticas de 2 semanas cada uno, que se realizan en explotaciones ganaderas.

Clases prácticas a cargo de pastores profesionales

Para llevar a cabo la formación práctica de los alumnos, la Escuela de Pastores de Andalucía pone a disposición de los mismos la experiencia de aprender este oficio a pie de campo. Las clases prácticas se desarrollan en las explotaciones de pastores profesionales que, a su vez, también reciben formación para llevar a cabo esta actividad educativa.

En total, la Escuela cuenta con más de 100 pastores/tutores disponibles para que los estudiantes realicen sus prácticas. Todos ellos han participado en los cursos de pastor/tutor, "una formación que se le da a responsables de explotaciones extensivas para poder recibir a estudiantes en prácticas", según explica el director de la Escuela.

Antonia Luque es una de esas pastoras/tutoras que ya ha recibido en su explotación a alumnos en prácticas durante dos ediciones de la Escuela de Pastores (un alumno y tres alumnas). La de este año será su tercera edición como formadora. 

Antonia es la propietaria de una explotación de ganado caprino de la raza Malagueña ubicada en Almogía (Málaga), en la que trabaja desde hace 36 años.

Su experiencia como tutora de la Escuela ha sido "muy buena", le ha aportado mucho "conocer a otra gente" y reconoce que esta iniciativa está haciendo "una gran labor", porque "es la forma de asegurar el relevo generacional" en esta profesión. "Debe haber más formación de este tipo para aprender el oficio, porque si no hay relevo generacional, las especies ganaderas se perderán". 

Además, la hija de Antonia también ha sido alumna de la Escuela de Pastores y ahora trabaja junto a su madre en la explotación familiar, que comenzó perteneciendo al padre de Antonia. Se trata, por tanto, de la tercera generación de ganaderos en esta explotación malagueña.

Tras realizar la formación, Antonia reconoce que a su hija "le cambió por completo la visión que tenía de lo que era la ganadería". Destaca que esta Escuela "es una forma de que los jóvenes sepan que se puede vivir del campo, que trabajar con los animales no es tan duro como antes y que los oficios relacionados con la agricultura y la ganadería son la base de todo". "Sin eso no existiríamos", sentencia. Por eso insiste en que “debería haber más formación de este tipo”.

Por su parte, su hija ahora hace lo que le gusta. Ha cambiado una posible vida trabajando en la ciudad, después de cursar estudios en finanzas y contabilidad, por el trabajo en el campo, junto a su madre, sacándole el máximo partido a su formación anterior, a la formación como pastora y a los recursos que pone a su disposición su explotación ganadera. Porque, además de los beneficios que les aporta la producción animal, Antonia y, principalmente, su hija se dedican a organizar excursiones y visitas turísticas a la explotación, donde enseñan a los visitantes todo el trabajo que allí se realiza, desde el pastoreo hasta el ordeño de las cabras, por ejemplo. 

En resumen, Francisco de Asís Ruiz también destaca que "para los estudiantes que pasan por la Escuela, esta formación es toda una experiencia, no sólo por los contenidos que en ella se imparten, sino por toda la parte social que envuelve al proyecto, las relaciones entre ellos y los vínculos que abren con los ganaderos y ganaderas que participan en la Escuela".

Implicación de todo el sector andaluz

La Escuela de Pastores de Andalucía está coordinada por el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA) desde su centro de Granada y en ella participan diferentes entidades (empresas, ganaderos, asociaciones ganaderas, Administración pública...), lo que da una visión muy heterogénea de la ganadería al alumnado que pasa por la Escuela, que puede comprobar cómo funciona de forma coordinada todo el sector ganadero andaluz ligado a la ganadería extensiva.

Después de esta edición en Granada, la Escuela de Pastores tiene previsto continuar con su dinámica de moverse por las diferentes comarcas ganaderas andaluzas, por lo que próximas ediciones se celebrarán en otras provincias de Andalucía.